¡Bienvenidos!

Esta es la casa virtual de la Revista Literaria Letrambulario, que nació y vuela principalmente en Guadalajara, México.

Si quieres comprar la revista, envíanos un mail. La haremos llegar a donde sea necesario.

¡Muchas gracias por tu apoyo!

domingo, 7 de diciembre de 2014

Diciembre Letrambulante

El Colibrí Letrambulante despide el último mes del año con las historias y autores que, por ser tiempo navideño; de algún modod nos recuerda los mejores tiempos de nuestra infancia:

Abrimos el primer programa el 5 de Diciembre aprovechando que corre el reloj para traernos el episodio VII "Hace mucho tiempo en una librería muy, muy lejana: el universo Star Wars" con el autor Alan Dean Foster y la casi olvidada secuela de los personajes de George Lucas en "El ojo de la mente".
 
El día 12 seguimos con la inspiración de Kate Morton y ése momento tan especial, así que "Apaga las letras del pastel: los cumpleaños"
 
El día 19 no te pierdas nuestra posada letrambulante en "Un cuento de Navidad: la 3a. posada Letrambulante"
 
Y cerramos el año con una retrospectiva de lo mejor y lo peor del año mientras se acerca el año nuevo con "12 páginas a la media noche: lo mejor y lo peor de Letrambulario"
 
Acompáñanos y no te pierdas el programa por www.radiomorir.com en Letrambulario Radio; porque las palabras también vuelan.
 
Carmina Nahuatlato, Elizabeth Ríos, Mayra Tapia, Diego Alejandro Pérez, Juan Marcos Chávez Cajiga, Román "Poeta de la noche" Hernández y Eduardo Medrano les desean Felices fiestas y un próspero año 2015
 
   
 
 

martes, 14 de octubre de 2014

Este Viernes monstruoso...

  


El avistamiento de una criatura que rompe con lo establecido según las leyes naturales, usualmente se considera algo sobrenatural y más que nada, peligroso. Autores de la antigüedad han mencionado tales criaturas y nos cuentan el aspecto, las habilidades y su modo de vida. En la literatura, los monstruos tienen su lugar de honor junto a héroes y villanos de todos los tiempos

Así pues, abramos el monstruoso libro de los monstruos: toma 2 en Letrambulario; porque las palabras también son monstruosas.

 La palabra Monstruo (del latín Monstrum: Presagio) es usualmente usada para describir algún ser inusual, peligroso, y especialmente: grande. Estos seres que poseen elementos animales, humanos o incluso necrológicos, así como ciertas habilidades sobrenaturales; aparecen desde los antiguos relatos cuyos autores se han basado en tradiciones orales como El Cantar de los Nibelungos de autor anónimo con antagonistas mágicos, o La Odisea de Homero con sus gigantescos Cíclopes.
 
   

Es de suponer que la literatura no ha sido nada ajena a hacer realmente ilimitada la lista de monstruos y personajes monstruosos. Desde leyendas y relatos orales, mitos, cuentos populares sin autor conocido, hasta obras de variados géneros escritas en recientes siglos, décadas y años, es posible hallar personajes que en mayor o menor grado, tanto en el ámbito de la ficción realista como maravillosa y fantástica, presentan las características de anormalidad, espanto, exceso, fealdad o excepcionalidad del ser monstruoso.

Autores como Mar Shelley, Bram Stocker, Herman Melville y Delos W. Lovelace, han creado a los más memorables monstruos de todos los tiempos como Frankenstein, Drácula, Moby Dick y King Kong respectivamente. Aunque éstos ejemplos difieren en cuanto el concepto del bien y del mal; el resultado es que todos representan peligro, ya sea por el instinto agresivo que su naturaleza guarda, la maldad que el hombre mismo les induce, y ocasionalmente; los verdaderos monstruos son aquellos humanos que vemos a diario, capaces de cometer las más bajas acciones por simple codicia. Es común que cada nación en el mundo posea sus propios monstruos, ya sea míticos o verdaderos, a favor o en contra del hombre, estos han trascendido y seguirán trascendiendo  en cada vuelta de página.




 


 

 

viernes, 10 de octubre de 2014

Este Viernes en Letrambulario...


Bienvenidos al penúltimo número en ésta cuenta regresiva de Letrambulario, un proyecto cuya función es ser escenario de las artes mediante la palabra escrita. Hoy, el pelaje de las palabras quebrantarán la noche con rasguños y tejados. Una Luna en los ojos nos hará encontrar callejones y felpudos trabalenguas. Felinescas experiencias, maullísticos relatos y poesías con perfume de croquetas nos interpretarán un mundo pardo, equilibrando a la más vagabunda y silenciosa fantasía literaria en las noches de un mundo felino, donde romances de silencio nos habrán de enredar en el pelambre cotidiano de la naturaleza gatuna. Esas son las Letras en el tejado: toma 2, y esto es Letrambulario radio; porque las palabras también maúllan.
 

Si bien se desconoce dónde salió el primer gato, podemos asegurar que su trascendencia hogareña se reduce a una serie de cinismos selváticos; los gatos son, por esencia más humanos que uno. Sus defectos de arrabal tienden a ser un espejo de soberbia.
 
      
  


Ahora, el gato es el animal indiferente por excelencia; tan solo se están ahí, sobre el sofá, durmiendo y esperando bajes a la cocina y les abras su lata de atún. Qué le importa y hagas con tu vida, al gato desde su peluda y magna existencia le interesa un bledo la tuya. Por ello, que mejor manera de vengarse de alguien que regarle un gato con todas las responsabilidades que ello implica: desde alimentarlos, cambiarle la arena, juntar sus sonoras escupidas de pelo restregado, sin mencionar las serenatas que a la fuerza nos hace escuchar con sus maullidos desafinados. Los gatos, pues, se saben más dueños de ti que tú de ellos. Tan solo es cosa de medirte la cordura antes que enloquezcas con sus sigilos de media noche. Entonces, cuando abras los ojos, el gato estará ahí, mirándote desde sus órbitas de tigre al acecho. Y sucede que tú vas a trabajar, que llegas a casa y el gato está en tu cama vomitando pelo u orinando los muebles para dejar su mancha intachable de perfume íntimo. Y tú querrás patearlo, aventarlo por la ventana, echarle sal de uvas en la boca para que corra y explote como granada de mano. Él lo sabe, por ello tiende sus trampas de minino tierno a tu pierna con suaves y graciosos ronroneos;  te das cuenta que no puedes mandar a la calle a un pobre gatito como ése. Decides, en cambio, alimentarlo para que en el futuro él te lo agradezca orinándose en las sábanas que piensas son tuyas; pero que en verdad son del felino. El cuarto también es del gato, la sala, la cocina, y todo el resto de la casa; debes resignarte: no eres ya otra cosa que un inquilino en sus cómodos dominios. De hecho, bastan unas cuantas, cínicas caricias, para que te desarme por completo. Luego, como si nada, se ponen a dormir. Por ello será que los Egipcios los tenían como producto divino.
 
 

Yo no sé quien dice que los perros son más inteligentes que los gatos. La verdad son más bien estúpidos comparados con ellos. Mientras uno es el fiel compañero del hombre, el otro, por el contrario, lo mangonea a su gusto. Nos asombra, en todo caso, la capacidad persuasiva del gato; nueve vidas no les son suficientes para tenernos a su merced de flojera inédita. Por ésta y otras cualidades, dedicamos este letrambulario a los mininos. Si su gato lo permite, esperamos que disfruten el programa.

                                                                                                       Diego Alejandro.
 
 
Síguenos el vuelo hoy a las 20 horas tiempo de México por www.radiomorir.com, radio cultural por internet.

Siguiendo el vuelo...

Letrambulario continúa siguiendo el vuelo de los autores cuyo sueño de publicar es una realidad.
 
Felicitamos a nuestro compañero y amigo Juan marcos Chávez Cajiga por su libro "Vórtice Vértice" que, a casi un año de su publicación sigue dando de que hablar. Vórtice Vértice es más que poesía, es un torbellino de imágenes y sentimientos, que profundizar el alma del lector en cada vuelta de hoja.
 
 


Román Hernández, Poeta de  la Noche. Un valioso aliado Letrambulante



El Maestro Jorge Orendaín, un amigo muy estimado de letrambulario


La presentación se amenizó con música en vivo
 
 
 
 
Por otra parte, Litterae nos ofrece en ilustraciones el recorrido de Yolanda Ramírez Michel, un recorrido en tono poético por los temas que rondan la palabra humana, estancias que fundan sus cimientos a partir de intuiciones, o que surgen armados con la signatura tenaz de repentinas certezas; investigaciones que, no obstante ser muy extensas, terminan amparándose en una sola frase y condensando todo su caudal verbal en la brevedad y bravedad aforística. 




jueves, 2 de octubre de 2014

Invitaciones al silencio...

 
EL AMOR DE LA LUNA

Erase una vez un Mago que vivía en el lugar más escondido de un bosque, o por lo menos, un lugar imposible de encontrar. El Mago había decidido asentarse lejos de toda compañía, de los ruidos, las palabras sin sentido, en general; de todo lo burdo. No es que fuera un antisocial sin remedio o un amargado íntegro, sus causas que lo llevaron a decepcionarse de la gente y buscar la soledad en paisajes más solitarios y libres de contaminación eran más profundas: fue la pérdida del único ser que él sentía que podía entenderlo y amar. Ella era una mujer común como cualquier otra, muy interesante, bella, y para él lo tenía todo. Era dichoso y feliz, ninguna alquimia podía lograr efecto tan grande como ese. Estaba esclavizado por el amor, ciego, en lo que sus artes se llamaría propiamente: encantado.
¡Qué, que horror cuando ella tuvo que abandonarlo! Su chispa de vida se perdió para siempre. Y muerto parecía el triste, el infortunado Mago, que impotencia al ver que todas sus pócimas y conjuros no podrían devolverle a su hermosa flor, que sus ojos vieron marchitar.
Cuando cayó enferma, el mago intentó hacer todo lo posible, habló con magos y hechiceras de todo el mundo, bastantes charlas tuvo con la Luna, su más cercana amiga; pero nada funcionó, y una fría noche de noviembre el alma de su amada se fue destrozando sus ilusiones y matando también sus esperanzas. Así fue como él se interno en el bosque para conllevar su tristeza intensamente, para que nadie interviniera con su sufrimiento, para hablar sin reservas con su corazón, para enfrentar sus demonios, para gritar furiosamente unas veces, para llorar sin consuelo otras tantas, y muchas más; para quedarse callado y aprender de su silencio.
El único contacto que él tenía fuera de su boscoso claustro, era con su solidaria amiga: la Luna. Quien antes, durante y después de su tragedia, había permanecido a su lado. Con la que podía hablar de lo que quisiera, con la que reía y lloraba, la que todo en todo supo comprenderlo, la que aquella noche de noviembre lo estuvo vigilando cuidadosamente, anhelando, dando todo lo que podía dar para materializarse en un humano y abrazarlo, para (por lo menos) tocarlo, pues no le bastaba con sentir su tristeza desde allá arriba.
También la Luna solo lo tenía a él, no es raro ahora señalar que siempre lo amó en silencio, con un amor tranquilo como su luz, sosegado pero firme. Él siempre supo que ella estaría cuando la necesitara, quizá esa incondicionalidad no lo dejo nunca ver su amor. Y así, un día el Mago murió interpretando como genuina amistad el idilio de la Luna. Pero mientras, muchos días tuvieron que pasar para eso, muchas veces que el Mago asistía puntual a aquel claro del bosque donde su encuentro era perfecto y nadie los molestaba, donde el sonido de los animales, las ramas de los arboles movidos por el viento, la cascada lejana y uno que otro agregado mas, eran una melodía de fondo que variaba según transcurría la noche.
El viento era el más partícipe en la melodía, traía mensajes de todos los lugares por los que pasaba, mensajes cifrados que solo un alma paciente que sabe escuchar, puede descubrirlos y comprenderlos.
Al Mago no le importaba pasar toda la noche en vela, al contrario, era la razón por la que se esperaba todo el día entero, nunca volvió a ser el mismo que fue antes de que su amada partiera; pero cambió su tristeza por una sublime melancolía. Dejaba que los recuerdos fueran y vinieran como el viento. Así recorrieron grandes distancias, pero siempre regresaron, buscándolo, la Luna también, amándolo a su manera, en la línea de lo eterno, donde los años y los días se pierden, se desdibujan, un amor sin cronología, sin tiempo…

                                                                                                                                        Mayra Tapia
 


Tú también puedes participar, envíanos tus escritos a letrambulario@hotmail.com, letrambulario@gmail.com y Facebook (colibrí letrambulante). Nosotros le daremos difusión sin cargo alguno.

Letrambulario es un proyecto independiente sin fines de lucro, cuyo único propósito es promover la lectura.

El terrorífico mes letrambulante




 
Llega a Letrambulario el décimo mes del año, y el colibrí letrambulante se enfocará en el género del terror, del misterio y lo sobrenatural. Iniciamos con los afectados de los hechizos y demás artes mágicas. Seguimos con las letras en el tejado para después enfrentar a los monstruos de la literatura. Continuamos con los grandes del terror y cerramos con un crossover inolvidable Halloween vs. día de Muertos. Solo aquí en Letrambulario; porque las palabras también asustan.
 
Es común que en los relatos de la literatura infantil, que el héroe se encuentre bajo el poder de un encantamiento o dominio de algún poder mágico, lo que dificulta notablemente el feliz desenlace. No son tanto los brujos, hechiceros o magos, sino los conjuros que afectan no solo al protagonista; sino además al lector (especialmente si la historia ya lo tiene bajo su encanto).
Esos son los embrujos y embrujados el tema con el que iniciamos en este terrorífico Octubre, y esto es Letrambuario radio; porque las palabras también embrujan.
 
Se dice que es usual que los villanos en cualquier fábula, novela o película, posean mejor arsenal que el protagonista principal. Esto se debe a la tan mencionada frase que se refiere a que el bien es más poderoso que el mal, pero ¿Que tan cierto es esto? Basta con recordar historias clásicas como Blanca Nieves o La Bella durmiente del Bosque donde solo es necesario un beso de amor para romper el hechizo, máximo símbolo que confirma el sacrificio que el héroe ejerció durante toda su aventura con escasa e incluso nula intervención de artes mágicas como ocurren en el cuento Los cisnes Salvajes, de Hans Christian Andersen, donde la heroína debe sufrir los pinchazos al tejer camisas de zarzales para liberar a sus hermanos del embrujo de su madrastra.
Escritores contemporáneos del público infantil y adulto continúan poniendo a sus protagonistas en el apuro que los deja algún maleficio cuando se pretende lograr cosas grandes (y comunes) como evitar un desastre.
 Roald Dahl, autor de Charlie y la Fabrica de Chocolate, nos relata las dificultades que implica salvar al mundo de una invasión de brujas, sobre todo cuando el único testigo de la conspiración es un niño, que además ha sido convertido en ratón. Por otra parte, el antropólogo, etnobotánico, escritor y fotógrafo Wade Davis, que investigó en Haití el caso de Clairvius Narcisse, un lugareño supuestamente envenenado, enterrado vivo y víctima del proceso de zombificación.
Los embrujos y sus víctimas estarán latentes en todas las historias según el género. Pero sin más evidencia que si la historia seduce al lector, es casi seguro que el apasionado hechizo no se romperá; hasta que se llegue a la última página.
 
 
 
 
 
 

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Despedimos a Septiembre...

Este Viernes en Letrambulario:


El cuento es una forma literaria definida como una forma breve de narración, ya sea expresada en forma oral o escrita. Para llegar a los espectadores surgieron desde la antigüedad individuos singulares cuya misión ha sido desde entonces la de transmitir vía oral los cuentos, las historias y leyendas a lo largo de los tiempos. Con ellas la figura del narrador oral, que surge por la necesidad del ser humano de comunicarse, de entender aquello que le rodea y de perpetuarse.

El cuentacuentos tiene su origen en la tradición oral desde las comunidades primitivas era el sabio, normalmente el más viejo del lugar, el que se encargaba de relatar las historias. En civilizaciones como la egipcia, griega o romana eran los esclavos los que se encargaban de ello y de recopilar muchas historias populares.
En la Edad Media los juglares iban de pueblo en pueblo explicando historias reales o inventadas. A los árabes les fascinaban los cuentos, como muestra la historia de Sherezade. Con el Renacimiento poco a poco la escritura fue siendo la forma de comunicación oficial, pero la transmisión oral no se perdió porque mucha gente no sabía leer ni escribir; la necesidad de explicar la realidad y la ficción se mantuvo.
Más tarde, cuando aún no existían los medios de comunicación de masas fueron los abuelos los narradores espontáneos, capaces de hacer una historia de cualquier hecho cotidiano que a los niños les encantaba escuchar.

En la actualidad, el cuentacuentos es un narrador que, dedica su tiempo a la narración de cuentos. Para ello, figuras inmortales enfocadas al público infantil como Ernesto Alonso “Cachirulo” y su teatro fantástico en los años 60´s,  Sofía Álvarez, una de las principales cuentacuentos contemporánea con sus programas Contando con Sofía y Sofiando. Yendo hacia un público adulto tenemos al macabro cuentacuentos creado por Carlos Riveroll del Prado y Pedro de Urdimalas: El monje loco.

Esta práctica ha conocido muchas variantes: el cuentacuentos aficionado y el profesional, los cuentacuentos modernos se distinguen en sus formas y sus técnicas de los de antaño pero comparten la esencia de aquellos: contar como sinónimo de viajar en el tiempo y en el espacio, a NO escuchar historias; sino a “vivirlas”.

video
 

martes, 9 de septiembre de 2014

Este Viernes en Letrambulario Radio...

Este Viernes en Letrambulario Radio, tendremos la visita de Javier Romo quien tuvimos el gusto de invitar para nuestro programa especial: "Miradas de Oropel".
 
Javier Ramírez Romo es originario de Jaral del progreso, Guanajuato. Licenciado en ciencias de la comunicación y egresado de la escuela de escritores SOGEM. Co- autor de "Caleidoscopio III y "Caleidoscopio IV". Ha publicado en los periódicos "El Informador" y "El Sol del Bajío" y ha escrito sus primeros libros: FARDO y Voces y Miradas de una época, éste último publicado en Abril del 2013.
 
 
 
Voces y Miradas de una época habla del romanticismo en este municipio en la voz de 3 personajes importantes en la historia de este tranquilo rincón del estado de Guanajuato.
En lo referente a lo académico, dijo que su origen es de Guadalajara que es donde estudia y vive. Es ahí donde se ha publicado un libro anterior que se llama  Fardo en el 2009. En torno a su libro que se llama ” voces y miradas de una época ” con un subtítulo que es el romanticismo jaralense. Dijo que es una versión de la historia del municipio pero contada a través de tres personajes.
 
 
 
 
Los tres personajes vivieron en la misma época y vieron que era el romanticismo tardío en Guanajuato. De esos personajes es un poeta que ganó el Premio Nacional de Poesía en plena Revolución de 1910 y que es Rafael Ruiz Rivera quien ha sido muy olvidado que fue uno de los grandes de las letras por su amistad con Juan de Dios Pesa y Agustín Lanuza.
 
No se sabe porqué se retiró hoy a pesar de ese premio y esa antología continúa escribiendo novelas de diversas índoles. El 90% de su obra está inédito. El nació en 1865. Después de él, bien el profesor Fulgencio Vargas Ortiz que fue uno de los pilares de la universidad de Guanajuato.
 
El último personajes es otra por Rutilo Patiño quien fue un gran fotógrafo y es un momento recibió premio de la revista jueves de Excélsior en el distrito federal. La intención es conocer quien fue ése fotógrafo, como estuvo ese romanticismo que se reflejó en sus fotografías y conocer un poquito de su obra.
Señaló que en el contexto de la publicación, no  esta sólo el municipio sino también al estado y el contexto a nivel república. La presentación en Guadalajara se efectuó la casa en el paseo Chapultepec y fue una respuesta más allá de lo que imaginábamos.
  Después de la presentación, los caminantes se acercaron para hacer preguntas al autor cuya sencillez respondió jovial a las dudas del creciente auditorio. En el transcurso de las preguntas y respuestas, algunos lectores, jóvenes y adultos se acercaron para adquirir las Voces y Miradas de una época. 
Si quieres conocer al autor y artesano Javier Romo, puedes ir a su espacio Zona Mandala, todos los Sábados al paseo Chapultepec de 6 pm a 12 pm.